Es fundador y portavoz de Marea Pensionista, impulsor de la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones y ha llevado la subida del 0,25% de las pensiones al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Domiciano Sandoval ha dedicado la mayor parte de los últimos cinco años a defender el sistema público de pensiones. Fue el primero en llevar a los tribunales la subida del 0,25%, y consiguió que se presentaran miles de demandas de pensionistas en contra de esta medida. Colapsaron los juzgados de lo Social de Barcelona y llegaron hasta el Tribunal Constitucional que finalmente desestimó las demandas en una sentencia polémica. Hace unos días, Domiciano ha elevado su demanda al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, que deberá pronunciarse sobre la materia.

Aquellas demandas fueron el germen de Marea Pensionista, un movimiento social que se ha extendido por Cataluña y que ha impulsado la creación de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema de Pensiones, una de las organizaciones protagonista de las movilizaciones.

-¿Cómo empezó todo?

-Marea Pensionista nace en 2013 en un barrio de Barcelona. Aunque no tenemos medios económicos, trabajamos en red con grupos de trabajo. Realizamos charlas en diferentes localidades y explicamos nuestra posición sobre el tema de las pensiones. Pedimos que salga gente voluntaria que ocupe parte de su tiempo a extender nuestra visión a los pueblos de alrededor, de manera que tenemos mareas pensionistas comarcales que participan en las actividades y movilizaciones propuestas.

-¿Forman parte de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones?

-Sí. Nosotros impulsamos la Coordinadora cuando no había nada a nivel estatal. Primero se formó un grupo en Galicia y luego en Madrid. Después ha seguido creciendo. Hay muchos grupos que están alzando su voz para defender el sistema público de pensiones. A nosotros nos apoya mucha gente porque somos los "bienqueridos" de todos. Nuestro movimiento demuestra día tras día que en las convocatorias se mueve gente. 

Este es un problema que afecta a toda la sociedad y de una gran magnitud. Mucha gente todavía no se da cuenta de en qué grado afectará a las generaciones futuras.

-¿Cuál es la relación con los sindicatos?

-Después de mucho picar piedra hemos conseguido movilizar gente. A medida que la Coordinadora Estatal se ha ido asentando y lanzando comunicados y desmintiendo posicionamientos del Gobierno y de los ministros, las noticias han corrido por las redes y los sindicatos se han dado cuenta de que algo estaba pasando que se les escapaba de las manos.

Hoy en día los sindicatos tienen una afiliación muy pobre y la sociedad les está dando la espalda porque durante estos años de crisis no han hecho absolutamente nada por el sufrimiento de la gente, ni entorno a la privatización de la sanidad, ni por la educación, ni por nada han conseguido movilizar a la gente para salir a la calle. Lo que pasa es que tienen miedo de que esto se les vaya de las manos, que yo creo que ya se les está yendo.

Nosotros no estamos de acuerdo con sus planteamientos. Exigimos que se deroguen las dos reformas del sistema, la de Zapatero (2011) y la de Rajoy (2013). Pero los sindicatos no están con eso. Quieren derogar la de Rajoy, pero no la de Zapatero, que ellos firmaron. Y no quieren asumir que la reforma de Zapatero fue mucho más dura que la reforma de Rajoy, ya que ampliaba de 15 a 25 años el periodo de cálculo de la base reguladora, ampliaba en dos años la edad de jubilación, y ponía todo tipo de impedimentos a que los trabajadores se jubilaran antes de esa edad, aunque tuvieran más de 40 años cotizados. Es normal que ante esto la sociedad les de la espalda.

-¿Están representados los pensionistas en el Pacto de Toledo?

-Los pensionistas no están representados en el Pacto de Toledo. Lo que está pasando con el sistema público de pensiones es una herencia envenenada del Pacto de Toledo. El Pacto de Toledo es el dardo envenenado que nos ha llevado a esta situación.

-¿Tienen el apoyo de otras organizaciones de mayores del país?

-Hay organizaciones de personas mayores que no se sabe quién son ni a quién representan, pero de las que no se puede esperar nada, porque están comiendo del pesebre de la administración.

No estamos en contacto con estas organizaciones de pensionistas y jubilados porque creo que ese no es el camino. El camino de la defensa del Sistema Público de Pensiones está en la calle, y en hacer torcer las políticas austericidas de este gobierno o del que venga, porque si este Gobierno cae, lo que nos espera qué es, ¿el PSOE o Ciudadanos? Es que es más de lo mismo.

-¿Por qué cree que antes la gente no salía a la calle y ahora parece que sí?

-Pues porque son cinco años con la subida del 0,25%, y hasta ahora el IPC no afectaba y ahora empieza a afectar. Además el BCE ha dicho que a partir de ahora la inflación ha de estar en el 2%, y cada año que pase vamos a perder un 1,75% de poder adquisitivo, y eso es mucho dinero.

Hemos perdido mucho poder adquisitivo aunque digan que no. Una cosa es la inflación que dice el Gobierno, y otra cosa es la inflación subyacente. Si un recibo de la luz de 50 euros al mes sube 15 euros al año, un pensionista de 600 euros pierde al año 13 euros y medio, sólo del recibo de la luz.

-¿Qué hace falta para que las movilizaciones consigan su objetivo?

-Lo que hace falta es que persistamos en la movilización. Ahora mismo el ministro Montoro está diciendo que va a ofrecer a los pensionistas mayores una desgravación fiscal en el IRPF. Los técnicos de Hacienda nos dicen que seis millones de pensionistas no pagan IRPF. Esto es un insulto a la inteligencia de la gente. Lo hacen para desmovilizarnos, igual que el año que viene, que hay elecciones, pueden anunciar que suben las pensiones igual que el IPC.

Hemos de convencer a la gente de que las pensiones han de estar respaldadas por los Presupuestos Generales del Estado. Esto garantizaría que el partido político en el poder juegue con los pensionistas para que les vote o no les vote.

Y eso evitaría también políticas laborales y económicas que tiendan a acabar con el sistema, que es lo que han venido haciendo hasta ahora. Hemos pasado de un país que se estaba industrializando y compitiendo con las economías europeas, pero se desmontaron las siderúrgicas, la naval, la minería, las telecomunicaciones... donde estaban los trabajadores mejor pagados que eran los que más ingresaban en el sistema.

A eso hay que sumar las reformas laborales a la baja con peores condiciones y peores salarios. Por eso se resiente el sistema. Han llevado a España a dos tipos de trabajo: el turismo y los servicios, donde están los peores salarios y los peores contratos. Este es el debate que queremos abrir saliendo a la calle.

-¿Cree que funcionaría en España un partido cuya máxima fuese defender los derechos de los pensionistas?

-No. No somos partidarios que eso. Un partido político es algo mucho más serio. El país es muy complejo y tiene muchos más problemas, no sólo el de las pensiones.

Reivindicaciones de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones
En lo legal
  1. Recoger las pensiones como un derecho constitucional con inclusión de las mismas en los Presupuestos Generales del Estado.
  2. Restablecer la jubilación ordinaria a los 65 años de edad.
  3. Jubilación anticipada sin penalizar, es decir, 100% de la base reguladora con 40 o más años cotizados.
  4. Recuperación del subsidio para mayores de 52 años.
  5. Integración de los regímenes especiales en todos sus campos.
En lo económico
  1. Pensión mínima de 1080€ que garantice con dignidad la vida en relación a criterios de la Carta Social Europea.
  2. Revalorización automática de las pensiones en relación al IPC real.
  3. Recuperación económica de lo perdido por los pensionistas desde 2011.
En lo social
  1. Homologación de las prestaciones a niveles europeos.
  2. Modificación del tope mínimo en caso de doble pagador.
  3. Reducción hasta la desaparición de la brecha de género en las pensiones.
  4. Pleno e inmediato funcionamiento de la Ley de Dependencia.
  5. Eliminación de todo tipo de copago y restablecimiento de los derechos sanitarios.
  6. Garantía de los suministros básicos como son la energía, el agua y el transporte.
  7. Defensa de los Derechos Humanos.

Fuente: http://www.mayoractual.com

Video

.

Esdeveniments