En materia de pensiones públicas los presupuestos pretenden mediante algunas migajas desactivar las reivindicaciones del potente movimiento en defensa de las pensiones públicas impulsado por la Coordinadora Estatal.

Finalmente, los presupuestos del PP, que también lo son del PSOE, han sido aprobados. Estos presupuestos contienen cifras de inversión en gasto público social que baten récords negativos en partidas como sanidad o educación. En pensiones públicas la subida que finalmente han acordado –incrementarlas según el IPC en lugar del 0’25% establecido en la reforma de Rajoy, más pequeños incrementos en las pensiones más bajas– pretende cerrar la boca a las reivindicaciones del potente movimiento en defensa de las pensiones públicas impulsado por la Coordinadora Estatal,mientras se mantiene el contenido regresivo de las sucesivas reformas del sistema pergeñadas en el marco del llamado ‘Pacto de Toledo’: revisión anual desvinculada del IPC, pensiones miserables con dos tercios de ellas que no alcanzan los 1000 euros, jubilación a los 67 años, ampliación del período de cálculo, penalización de la jubilación anticipada, aplicación del llamado ‘factor de sostenibilidad’…

El movimiento pensionista, sin embargo, ya ha anunciado que volverá a la carga en septiembre en una lucha de largo aliento en defensa de una pensión mínima de 1.084€, de la revalorización automática de las pensiones según el IPC, de la igualdad de las pensiones entre hombres y mujeres, de la jubilación a los 65 años, de la derogación de las Reformas de 2011 y 2013 y de la vuelta a la situación anterior al Pacto de Toledo, asegurando las pensiones desde los Presupuestos Generales del Estado. Volverá a ser la lucha de clases la que tenga la última palabra sobre un derecho histórico de la clase trabajadora que está en el punto de mira de los grandes poderes financieros y de sus dóciles gobiernos.

El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado definitivamente este jueves el proyecto de ley de Presupuestos del 2018, seis meses después del inicio del ejercicio. La votación culminó este jueves con aplausos de los diputados del PP y de Ciudadanos al exministro Cristóbal Montoro, autor de unas cuentas que, finalmente, han resultado aprobadas bajo un Gobierno del PSOE y que tendrán que ser gestionadas por Pedro Sánchez.

Tras la publicación de las cuentas en el Boletín Oficial del Estado, en los próximos días, con la entrada en vigor de la ley también lo hará la subida del 1,75% de los sueldos de los funcionarios y el incremento de las pensiones (el 1,6% con carácter general y hasta el 3% para las pensiones más bajas). Según lo previsto por el anterior Gobierno, los pensionistas cobrarán en julio una minipaga con los atrasos desde enero, por la diferencia respecto de la subida inicial del 0,25% que tuvieron las prestaciones al inicio del año.

El anterior Ejecutivo había previsto abonar esta minipaga a los pensionistas el 20 de julio. La actual ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, asume estos planes aunque, según fuentes del Departamento, la fecha exacta del pago dependerá de la publicación definitiva de la ley en el BOE y de la posterior habilitación de los procedimientos administrativos

Tres ejemplos de ‘bufandas’

Con la subida del 3% prevista para las pensiones mínimas, una prestación actual de 639,30 euros pasará a ser de 656,83 euros a partir de julio (19,13 euros más). En este ejemplo de pensión mínima correspondiente a un jubilado de 65 años sin cónyuge, la minipaga de julio supondrá un ingreso de 122,8 euros para compenar los atrasos por la diferencia entre la subida del 3% prevista en el Presupuesto para las pensiones mínimas y el 0,25% que se incrementaron en enero; todo ello multiplicado por las seis pagas devengadas desde enero más la extra de junio (siete en total) da como resultado esa ‘bufanda’ de 122,8 euros para este ejemplo. ‘Bufanda’ es el término coloquial que hace referencia a las gratificaciones extraordinarias que en ocasiones reciben los trabajadores.

Para una pensión máxima de 2.580,1 euros, la minipaga supondrá un ingreso de unos 243 euros en julio. Esta cantidad asume los atrasos derivados de elevar la subida inicial del 0,25% que se aplicó en enero hasta el 1,6% incorporado en los Presupuestos del 2018. Además, la pensión máxima se situará en 2.614,9 euros a partir de la nómina de julio.

En el caso de los empleados públicos, la subida del 1,75% para un sueldo de 1.500 euros implica una mejora mensual de 26,25 euros a partir de la nómina de julio (que pasará a ser de 1.526,25 euros) y una ‘bufanda’ de 210 euros para compensar los atrasos desde enero.

Unas cuentas del PP

Las nuevas cuentas se aprueban con el PSOE en el Gobierno, pero son fruto del acuerdo presupuestario entre el anterior Gobierno del PP y el grupo de Ciudadanos, al que después se incorporaron Coalición Canaria, Nueva Canarias, Foro Asturias, PNV y UPN.

El castigo del Senado al PNV queda en papel mojado

El Congreso de los Diputados validó este jueves el proyecto de Ley de Presupuestos del 2018 tras su paso por el Senado.

En la Cámara Alta se incorporaron 17 enmiendas del PP que, entre otras cuestiones, daban de baja 35,1 millones destinados previamente al País Vasco. El PNV lo interpretó como una venganza del PP por el apoyo de los nacionalistas a la moción de censura contra Mariano Rajoy. También se adoptó una enmienda en apoyo de los enfermos de la Talidomida.

En su votación definitiva, el Congreso ha anulado todos estos, salvo el que se refiere a la Talidomida.

Fuente: http://kaosenlared.net/

Video

.

Esdeveniments