En los primeros actos de la Marea, dijimos que este sería un camino largo. Pero que tendríamos paciencia y constancia, la que hiciera falta.  Hemos conseguido que esté sobre

la mesa un presupuesto y unas medidas que en parte, recogen algunas de nuestras reivindicaciones. Que no son solamente  nuestras, son de todos los mayores, y además, pretenden asegurar el futuro de nuestros hijos y de nuestros nietos.  No nos cansemos de explicarles a ellos que lo que tenemos hoy, no cayó del cielo, ni fue un regalo.  Si para algo sirven los años, es para juntar experiencia. Y los mayores aprendimos y sabemos que la libertad y los derechos se conquistan, que hay que pelear por ellos. 

    Y por eso, aunque sean insuficientes, defendemos estos presupuestos y estas medidas,  entre las cuales figura la revalorización de las pensiones a partir del IPC, y el 3% en las mínimas y las no contributivas; el salario mínimo de 900 Euros; y una mayor inversión para poder aplicar la Ley de Dependencia a todos aquellos que tienen ese derecho, entre otros avances.  

   Ahora veremos que partidos y que parlamentarios son los que apoyan nuestra lucha y nuestros derechos. Veremos quienes son los que cacarean en sus bancas, pero a la hora de la verdad encuentran excusas para no apoyar los avances sociales. Con sus posiciones, quedarán retratados.  

   Hemos visto la semana pasada que cuando hay jueces que corrigen una ley por la cual obligaban a pagar a los ciudadanos los costes de una hipoteca que beneficia a la banca, aparece una instancia superior tratando de arreglar lo que consideran una “falla del sistema”. Argumentan el “riesgo financiero”, como lo hicieron cuando destinaron más de 60 mil millones de euros para salvar a la banca. Entonces dijeron que era para proteger a los clientes. Para proteger a los clientes tendrían que haber vigilado más a los ladrones y a los corruptos en los bancos y en los cargos públicos, no recurrir al dinero de todos para tapar robos, fraudes y malas gestiones. Pero ya nos lo recordó recientemente el Sr. Rajoy  “yo siempre estaré con los banqueros, todo el mundo los critica, pero yo no”. En esto sí que estaba diciendo una verdad.  

   También la semana pasada,  el ex ministro de economía de Aznar - muy elogiado por los suyos y que fue nada menos que presidente del Fondo Monetario Internacional - entró en la cárcel. Ese personaje ha terminado condenado por el fraude de las tarjetas “Black”, un invento para robar y utilizar el dinero del Banco para beneficio personal y de sus amigos. Y todavía tiene pendientes varias causas, entre ellas por sobornos y por defraudar hacienda. De los 14 ministros de Aznar, 12 están imputados y tres de ellos están en la cárcel.  No lo olvidemos.

   Los mayores, pero también los trabajadores, no podemos seguir viviendo bajo la política económica neoliberal que heredamos ni bajo el cepo de los que en Bruselas actúan como testaferros de los poderes económico-financieros. Sus medidas siempre benefician a los mismos, a costa de aumentar las desigualdades. Ya no nos engañan con promesas ni con cuentos. Este presupuesto es un tímido paso para revertir esas políticas antipopulares. Por eso lo apoyamos, por eso seguimos nuestra lucha. Queda mucho camino por recorrer.  

Gobierne quien gobierne, los derechos y las pensiones se defienden

Video

.

Esdeveniments