Mientras los políticos siguen con sus batallas particulares y vemos cada día que lo único que les preocupa es “lo suyo”,  los jubilados y pensionados seguimos esperando que se aprueben las medidas que anunciaron.

 Dijimos en su día, y dijimos bien, que hasta que no se aprueben ni las actualizaciones de las pensiones a partir del IPC, el salario mínimo de 900 euros y otras medidas que anunciaron para mejorar las condiciones de vida de la gente, en especial la de los trabajadores y la de los mayores, nosotros no dábamos por ganada ninguna batalla.

Aunque no nos sorprende, hoy vemos como quienes gobernaban tenían contactos con mandos policiales corruptos, que hacían “trabajos” por encargo para favorecer a un partido.  Esos trabajos incluían entorpecer la tarea de la justicia para esclarecer los casos de corrupción. Y además, esos “trabajos” si así se pueden llamar, se pagaban con dinero público.

Estos son los que también decían que no había dinero para aumentar las pensiones. Estos son los que aplicaron las reformas laborales que significan un retroceso en derechos y condiciones de los trabajadores de este país.

Y mientras unos y otros nos entretienen con sus acusaciones cruzadas, el país sigue esperando que los políticos hablen de los que nos preocupa a nosotros, a los ciudadanos, a los que se levantan todas las mañanas para ir al trabajo, o para los mayores con sus tareas de ayudar y asistir a sus hijos y nietos.

Esperamos que dignifiquen el ejercicio de la política, y hagan de los cargos públicos lo que corresponde, servir al ciudadano, hacer cada día mejor la vida de la gente. No son elegidos para su bienestar personal, o para obtener favores para sus familiares o amigos, y mucho menos  para cometer delitos como robo o corrupción.  Sin embargo tenemos cientos de cargos públicos procesados y muchos en la cárcel, desde ex ministros, hasta el propio ex presidente del Fondo Monetario Internacional.

 En lugar de acusar y de estar todo el día con “y tú más”… tendrían que pedir perdón y empezar a tomar medidas que alivien la situación de la gente.  Que haya salarios dignos que permitan mantener una familia, que destinen partidas para atender a los dependientes que tienen sus derechos pero no reciben la ayuda.  Que los trámites hipotecarios lo paguen los bancos que son los que se benefician y los que se quedan con la vivienda si no se cumplen los pagos. Que no abandonen la sanidad pública a la que intentaron privatizar. Que le den medios, que haya médicos suficientes en los CAP y en las urgencias. Que no cierren camas en los hospitales. Que reduzcan las listas de espera para visitas a especialistas o para pruebas o para intervenciones.

Eso es lo que esperamos en la Marea Pensionista y en la coordinadora estatal de jubilados y pensionados que piensen en la gente, no en “lo suyo”.

 Eso es lo que exigimos.  Porque:

GOBIERNE QUIEN GOBIERNE, LOS DERECHOS Y LAS PENSIONES SE DEFIENDEN….

 

 

Video

.

Esdeveniments