Hoy es un día especial para nosotros. La Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1990 designó el 1º de octubre como Día Internacional de las personas mayores. La medida tenía la intención de promover sus derechos humanos, la no discriminación y la protección de los mayores en todo el mundo.  En los últimos decenios la esperanza de vida aumentó como media más de 20 años en el mundo.  Y a nosotros y a  quienes vienen detrás nos corresponde garantizar ese capital humano.

Por eso hoy, como ayer, esta jornada nos encuentra en lucha en defensa de nuestros derechos. Esta generación, a partir de los años 40 del siglo pasado, es la que con su trabajo y sacrificio sacó al país del subdesarrollo económico y social. Sus trabajadores fueron los que con sus luchas consiguieron mejores condiciones laborales y salarios dignos. Fue un camino duro, con dolor y con muertes. La recuperación de las libertades tras la dictadura abrió un nuevo espacio de avance social, pero siempre a través de la lucha, Nadie nos regaló nada. En los últimos años, todos esos derechos han estado en riesgo. Los gobiernos que en lugar de defender al pueblo han defendido los intereses de las grandes corporaciones y grupos financieros, han intentado desmantelar la educación y la sanidad públicas, en beneficio de lo privado;  han aprobado reformas que recortan condiciones laborales y salarios, y han pretendido destruir el Sistema Público de Pensiones.

Ahora que los pensionistas vuelven a la carga, les sugiero que estén muy atentos ante las confusas y preocupantes señales que llegan desde Bruselas. De nuevo los lobbies actuando con alevosía y premeditación.  Las élites políticas y financieras occidentales llevan décadas labrando acuerdos tácitos llenos de clausulas implícitas de las que tanto provecho sacan los extractores de rentas. El siguiente pastel que quieren abrir es el de las pensiones. Parece ser que la Comisión Europea renuncia a exigir a los Estados miembros la existencia de pensiones públicas suficientes. A cambio propone complementar/sustituir las pensiones públicas por fondos de capitalización. Como siempre, no saben, no entienden, pero seguro que si los tiros finales van por aquí, la mayoría de los pensionistas serán los nuevos damnificados. Por eso exhorto a los pensionistas de nuestro país que estén ojo avizor.

La Gran Recesión dejó bien a las claras que en realidad el problema de fondo no es la austeridad, ni siquiera la devaluación salarial. El trofeo que persiguen las élites, guiadas por su instinto de clase, es otro, de caza mayor. Se trata de mantener o no el estado de bienestar. Se trata de tener prestaciones sociales o leyes de pobres, de tener un buen sistema laboral o el modelo bangladesí.

Portando 40 kilos más de los que sostenía su esqueleto en la década de  los 80 del pasado siglo,  este miércoles se presentó ante los medios de comunicación quien durante varias legislaturas fuera Ministro de Hacienda, Eeconomía del Ejecutivo de Felipe GonzálezCarlos Solchaga Catalán, para caer en barrena y con saña rabiosa sobre los pensionistas españoles y sus movilizaciones.

     Con  la actitud prepotente que siempre lo caracterizó, el hoy multimillonarioCarlos Solchaga proclamó  urbi et orbi  que los pensionistas que  protestan en las calles de todo el Estado para conseguir  la revalorización de sus pensiones,"no tienen razón".

       "No tienen razón porque ninguno de ellos - alegó desafiante - ha pagado ni la mitad de lo que  hoy están percibiendo…" agregando  seguidamente  que "dejar el sistema de actualización de las pensiones  tal y como está en la actualidad, es más prudente que volver al IPC".


    Como se recordará, Carlos Solchaga fue aquel celebérrimo  ministro  de los  primeros Ejecutivos de Felipe González que planificó la mal llamada"reconversión industrial", desmantelando o vendiendo  la industria pública española  a los peores postores extranjeros  y arrojando a la calle a decenas de miles de asalariados. 

Ante los hechos acaecidos en el día 19-9-2018 en las cercanías del Congreso, la Coordinadora de Madrid en Defensa del Sistema Público de Pensiones desea informar a la opinión pública de lo siguiente:

l.- Se comunicó a la Delegación del Gobierno, como es preceptivo, el acto de concentración pacífica frente al Parlamento en el día 19-9-18, que se llevaría a cabo a las 12 h. Es vergonzoso que disponiendo de la correspondiente autorización para dicha concentración, se actuara por parte gubernamental de la forma brutal contra I@s pensionistas allí congregad@s. Una brutal intervención de las fuerzas represivas antidisturbios equipadas con cascos protectores en prevención, quizás, de que las personas mayores allí congregadas les pudiéramos lesionar. Los y las pensionistas hemos recibido empujones, patadas y sobre todo una cadena policial ha impedido el acceso.

Que VERGÜENZA y qué Atropello A LA LIBERTAD DE Manifestación. SI colocaron enormes barreras metálicas a las que solo le faltaban las concertinas.

2.- Nuestros portavoces pasaron por registro un documento a la Presidencia de la Mesa del Congreso y, una vez reunidos con los manifestantes, no se les permitió ni facilitó la posibilidad de informar de sus actuaciones en el Congreso a los pensionistas reunidos.

Hoy está previsto que el Pacto de Toledo vote sobre una de las recomendaciones de cara a la reforma del sistema de pensiones, la recomendación 2, sobre la revalorización. Sobre la mesa dos opciones: aplicar el IPC como elemento troncal y único —propuesta por Unidos Podemos— o aplicarle una fórmula en épocas de crisis para rebajar la cuantía —propuesta por Partido Popular, Ciudadanos, PDeCat y PNV. Hablamos con Victoria Portas, experta en Relaciones Laborales y portavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones. 

Tras un año movidito, un breve descanso y de nuevo habéis comenzado las movilizaciones. 
Primero se siguió con las movilizaciones porque no hemos conseguido absolutamente nada, es algo que hay que dejar muy claro. La subida que ha habido este año ha sido en los Presupuestos Generales del Estado, lo que significa que no se ha legislado en absoluto, por lo cual en el 2019 volvemos a la misma situación. Mientras que no exista una modificación legislativa nosotros seguiremos adelante. Sí es cierto que a mitad de este proceso se ha metido una moción y ahora el Gobierno lo lleva el PSOE.

Los alicantinos en marzo, los extremeños en mayo y de nuevo en Bilbao. Las movilizaciones de pensionistas han marcado todo el año y ahora continúan, de cara al próximo cierre del documento de recomendaciones para la reforma de las pensiones, a cargo de los grupos parlamentarios que conforman la Comisión del Pacto de Toledo.

“La única forma de que nuestras pensiones no pierdan poder adquisitivo es revalorizándolas con el IPC real y no con fórmulas mixtas que nadie entiende salvo quienes las idean”, defiendes desde la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones. Desde este colectivo, en el que convergen 250 plataformas de todo el Estado, han anunciado una serie de movilizaciones que tuvieron inicio ayer, 10 de septiembre, entre las que se cuenta el envío de cartas a los diputados en lsa que reclaman que estos apoyen la recomendación de subir las pensiones “siempre y para siempre indexadas como mínimo al IPC”.

“De aplicarse de nuevo esta fórmula ‘magistral’ estaríamos otra vez ante un engaño mayúsculo, muy parecido al del tristemente famoso 0,25”.

Video

.

Esdeveniments