La Marea Pensionista de les Comarques de Tarragona, convida a la concentració que realitzarem el dijous 22 de febrer a les 11.30 a la Plaça Prim de Reus

   Ens sumarem a les similars manifestacions ciutadanes que aquest dia es realitzaran en les principals ciutats de Catalunya i de la resta de l'estat, en defensa del sistema públic de pensions.
   
  En els últims anys, els governs no han pres previsions per a garantir la continuïtat del sistema, i el PP s'ha limitat a recórrer al Fons creat per a situacions excepcionals, fins a esgotar aquesta reserva de gairebé 70 mil milions d’euros.
   
  A més, des de càrrecs públics que tenen el deure de defensar el sistema, s'aconsella "l'estalvi en plans privats", per afavorir el negoci de la banca i asseguradores. Quin futur tindrien milions de treballadors que pateixen contractes temporals, precarietat laboral i sous miserables. ? S'intenta trencar un sistema públic solidari i que garanteix un futur digne en benefici de la banca privada.

  Els ciutadans no volem més promeses de la classe política, volem ser escoltats.
  Defensem les nostres pensions i les dels nostres fills.

DIJOUS 22 DE FEBRER A les 11.30 CONCENTRACIÓ PLAÇA PRIM / REUS



Annex 1. Cartell de convocatòria acte a Reus
Annex 2. Defensa la teva pensió (Comunicat de la Coordinadora Estatal)

Queda menos de un año para que entre en vigor una de las principales medidas de la reforma de las pensiones del Gobierno y la ministra de Empleo no sabe cómo afectará a estas prestaciones. Es lo que ha respondido este miércoles a las reiteradas preguntas de la oposición sobre el factor de sostenibilidad, que entrará en vigor el 1 de enero de 2019 para vincular las pensiones iniciales a la esperanza de vida. La mayoría de los grupos parlamentarios han pedido al Gobierno la derogación o revisión de esta variable porque consideran que empobrecerá a los pensionistas en los próximos años.

El factor de sostenibilidad fue una de las medidas de la reforma de las pensiones del Gobierno de Rajoy del año 2013.

También lo fue el índice de revalorización de las pensiones, que desindexó las prestaciones del IPC y estableció por ley una subida mínima del 0,25% dependiendo de la situación de las cuentas de la Seguridad Social.Ante el gran déficit que sufren estas cuentas, agrandado en 200 millones en 2017, las pensiones han vuelto a subir en ese porcentaje este año, lo que hizo perder casi un punto de poder adquisitivo a los pensionistas.

Según la Encuesta de Presupuestos Familiares (INE), ratificada por todos los informes especializados en sociología social (como el Informe de la Fundación FOESSA, sobre exclusión y desarrollo social en España), las prestaciones sociales que perciben los hogares españoles contribuyen a una mejor distribución de rentas en la sociedad española y desvela que en 2,2 millones de hogares, el sustentador principal de la familia es una persona con una pensión. Además indica que el 56% de los hogares perciben algún tipo de prestación, siendo la más común la de jubilación, percibida ésta por una cuarta parte de las familias.

Estos datos demuestran que las soluciones para nuestro sistema de Seguridad Social no pasan por el recorte a los pensionistas actuales o futuros, sino por dónde y cómo conseguir mayores ingresos para el sistema.

Todos los estudios o la mayoría de los publicados hasta el momento, tanto de nuestro país como de los otros miembros de la UE, sobre el déficit marcado por el Pacto de Estabilidad, proponen soluciones con los mismos mecanismos de corrección y dicen que, o bien en el 2020, 2045 ó 2180 el sistema de pensiones público español “quebrará” si no se actúa antes.

El futuro de las pensiones se ha situado este mes en el centro del debate político nacional. Los grandes partidos, PSOE y PP, han lanzado sus propuestas para dirigirse a un creciente ejército de votantes que supone la base electoral del bipartidismo, especialmente de los populares. El envejecimiento de la población y la fidelidad del voto de este colectivo ha consolidado al  pensionista como objeto de deseo de los partidos en la precampaña electoral de las municipales y autonómicas de 2019.

Los mayores de 55 años, los agricultores, los pensionistas y las amas de casa son el sustento electoral del partido en el Gobierno. No en vano Mariano Rajoy protagonizó actos en las últimas elecciones generales en hogares del jubilado, con los que jugó al mus, en explotaciones ganaderas o en medio de un campo de alcachofas. Por el mismo motivo, Pedro Sánchez se ha lanzado a celebrar asambleas abiertas para hablar de las pensiones por todas las provincias de España. Ambos dependerán del voto pensionista en dos años y por eso afinan sus propuestas para movilizarlos.

El problema de las pensiones es vital para el colectivo, como está comprobando el líder socialista en sus encuentros cara a cara. Además, el jueves centenares de pensionistas convocados por UGT y CCOO se concentraron a las puertas del Congreso con gritos de “Más pensiones, menos ladrones” y urgieron a su revalorización.

El Programa Presupuestario 2018 que el Gobierno ha trasladado a Bruselas deja a las claras las prioridades del Ejecutivo en materia de inversiones públicas, revalorizando solo el 0,25%, pero asumiendo un gasto de 2.000 millones por las autopistas de peaje, antes privatizadas y ahora en concurso de acreedores.

Con estas previsiones los pensionistas volverán a perder poder adquisitivo. Tampoco se restituyen los derechos de los trabajadores del sector público. Sin embargo, sí se destina parte del crecimiento económico (un 3,1% en 2017 y un 2,3%, en 2018) a rescatar el sector privado (como es el caso de las autopistas). Esta fórmula de mantener los ingresos y establecer un menor gasto social tiene un enorme coste social.

Siguiendo con esta línea económica, la nueva proyección sitúa a la tasa de paro para 2017 en el 17,2% de la población activa, y estima que disminuirá casi dos puntos adicionales en 2018, hasta el 15,5%. Por lo tanto, recoge un menor crecimiento del empleo respecto a la estimación, que realizó el propio Gobierno, en julio de este año.

Después de muchísimo tiempo, hemos vuelto a revitalizar la asociación ACASS, en defensa del sistema público de pensiones, con una jornada en que creo que todos los ponentes han coincidido en que han de ser públicas, dignas y suficientes. Sin obviar que  sí, se han de acometer reformas, pero no en el sentido que lo han hecho los últimos gobiernos del PSOE y del PP. 


No podemos más que agradecer la brillante y acertada intervención del Secretari del Departament de Treball, Josep Ginesta, que puso el acento en que la mejora y "sostenibilidad" de las pensiones ha de realizarse por la vía de los ingresos, no del recorte de las prestaciones. 

omo brillantes fueron las intervenciones de, ahora puedo decir mis compañeros de la UAB, Ricard Esteban y Carolina Gala. El primero fue crítico, y con razón, con la actual regulación de compatibilidad de la pensión de jubilación con el trabajo profesional, que parece beneficiar a pensionistas, digámoslo así, más privilegiados, por provenir de profesiones liberales.

Video

.

Esdeveniments