El Grup de Treball en Defensa de la Sanitat Pública mostrem el nostre suport als treballadors i treballadores del CAP la Granja-Torreforta en la seva protesta (demà 28 de juny a les 14h al mateix CAP) davant les miserables declaracions del Gerent Territorial de l'ICS i de GiPSS, el Dr. Rafael Gràcia.

El passat diumenge 25 de juny, en una entrevista a un conegut mitjà de comunicació, el Dr. Gràcia va afirmar, entre d'altres perles, que no falten professionals a la sanitat pública, ja que “si hiciera falta más plantilla, pondríamos más, pero no es el caso”. És a dir, davant les problemàtiques derivades de les grans ràtios, els responsables de la sanitat ja ni tan sols s'escuden darrera la suposada manca de recursos econòmics per justificar que no incrementin el personal, sinó que ara ja directament en neguen la necessitat.

L’entitat demana una reunió amb la consellera Bassa i que el Departament confirmi “per escrit” que no renovarà el concurs de les sis residències assenyalades

Una trentena de persones s'han mobilitzat i concentrat davant la seu del Departament d'Afers Socials i Famílies per exigir una reunió amb la consellera Dolors Bassa. Demanen solucions per a les condicions "pèssimes" en què atenen els seus familiars a les residències públiques de gent gran adjudicades a un grup empresarial vinculat a la constructora OHL. L'entitat demana que la Generalitat es comprometi "per escrit" a convocar un nou concurs per canviar la gestió dels centres el 2018.

Els familiars de les persones grans asseguren que les sis residències públiques de Barcelona que gestiona l'empresa OHL estan oferint serveis per sota dels que determinen les condiciones del concurs i que això suposa un maltractament. La Generalitat els ha assegurat que suspendrà la pròrroga automàtica prevista per a finals d'any i els ha expressat el compromís per convocar un nou concurs de cara al 2018. Però les famílies temen que passin els mesos i no es convoquin les bases del concurs amb el temps suficient. Per això reclamen que els rebi la consellera i els confirmi per escrit que s'està posant en marxa el procés per canviar l'adjudicació.

El 10,9% de los casi 8,3 millones de menores que residen en España lo hacen en hogares en los que ningún adulto tiene un empleo. La cifra, a pesar de que se ha reducido de manera sensible en los últimos años, es todavía el doble de la que se registró antes del inicio de la crisis y, en términos absolutos, supone que más de 900.000 bebés, niños y jóvenes de 0 a 17 años viven en una grave situación de vulnerabilidad.

Según el Focus on Spanish Society que ayer publicó Funcas, «las cifras no ofrecen una imagen precisa de la pobreza infantil toda vez que este fenómeno también depende de las prestaciones públicas recibidas por las familias afectadas por el desempleo», y que en estos hogares puede haber, por ejemplo, pensionistas o jubilados que soporten la economía familiar. Pero «aun así», prosigue el documento, «dan idea de la proporción de niños y adolescentes que viven en familias bajo condiciones específicas de preocupación y, en definitiva, estrés».

El trabajo editado por la Fundación de las Cajas de Ahorros se basa en los datos a cierre de 2016, momento en el que la economía ya estaba creando empleo a un ritmo de, según los datos del Gobierno, unos 500.000 puestos al año y la tasa de paro había bajado del 20%. Esto pone en evidencia que, a pesar del favorable contexto económico y de los avances que realiza el país, el nivel de riesgo de pobreza para la población más joven sigue siendo muy alto, algo que ya han advertido organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Un agricultor, penalizado por pasar diez de los últimos quince años sin contribuir a la Seguridad Social, pide una reforma que repare estas "injusticias"

Su vida laboral es contundente: más de 34 años trabajados y cotizados, casi treinta de ellos en el régimen agrario. Pero el cálculo que le ha facilitado la Seguridad Social sobre su jubilación le abre un panorama desolador: con esos 34 años y medio cotizados y con una edad de 67 años, la pensión que le quedará es de solo 209 euros con 18 céntimos.

«Me quedé echo polvo cuando me enteré. Y estoy sufriendo. Pero no puedo hacer otra cosa que llevarlo con la mayor dignidad posible», cuenta el hombre afectado, que ruega no dar su nombre ni su municipio valenciano de origen. Alega que no es agradable que sepan que has de apañarte el resto de tu vida con poco más de 200 euros al mes. Que a la penuria se le podría añadir la vergüenza. Y que eso prefiere evitarlo.

Él empezó a trabajar a los once años. El alta en la Seguridad Social la inició con 17 años. Eran tiempos con un periodo de escolarización mínima para las clases humildes. A él le tocó trabajar para ayudar en casa. La documentación de su historia laboral atestigua su contribución a las arcas públicas.

La transparència brilla per la seva absència en la gestió de la Conselleria de Salut de Toni Comín. Aquest dimarts s'ha sabut que està elaborant un avantprojecte de llei sense haver consultat a cap dels sectors afectats.

La plataforma Marea Blanca ha acusat aquest divendres a la Conselleria d'Comín de regular "a traïció" la gestió de l'assistència sanitària amb càrrecs a fons públics, després que el Consell Executiu aprovés l'avantprojecte de llei el dimarts sense participació social.

CatalunyaPress ha pogut parlar amb el responsable de comunicació de Marea Blanca, Enric Feliu, i ha detallat com solen ser aquests processos i com el conseller ha fet el que ha volgut ia traïció. Normalment el Departament de Salut presenta els seus projectes al Consell del CatSalut i passa després a debat pel Consell Social.

Res d'això ha succeït, "és la primera vegada" que es presenta un avantprojecte de llei sense haver passat un debat amb tots els afectats i Feliu ha denunciat que Comín "ha estat poc transparent" en la gestió d'aquest avantprojecte.

Un 61% de los parados que superan esa edad no ha sido llamado ni para una entrevista

La mayoría tiene cargas familiares o no ha terminado de pagar su hipoteca

Cuando el teléfono no suena durante un año ni siquiera para hacer una entrevista de trabajo, la desesperación se convierte en una compañera habitual de la que cuesta desprenderse. Si a partir de los 40, encontrar otro empleo comienza a complicarse, a los 55, el camino se vuelve todavía más cuesta arriba.

Según una encuesta realizada por la Fundación Adeccoun 61% de los parados mayores de 55 años no ha sido llamado ni para una entrevista de trabajo en el último año,

Video

.

Esdeveniments